El siguiente tema a tratar dentro la ciudad de Amberes, Bélgica y el mundo en general, concierne a la religión judía.

Como muchos de vosotros ya sabréis, Amberes cuenta con una gran comunidad judía, en concreto 18,000 judíos, que representan alrededor de la mitad de la población judía de Bélgica (los otros 22,000 se encuentran en Bruselas).

La razón por la que escribo este post, es la visita que realicé junto a mis compañeros del curso de Cultura Flamenca del LBC de Amberes al barrio judío de esta ciudad.

La primera cosa que debéis conocer es que los judíos, al igual que los seguidores del Atlético de Madrid, Betis, etc., nacen no se hacen. Con esto quiero decir que, si tu madre es judía, automáticamente tú eres judío. Cuando son pequeños y acuden a la escuela, lo más importante no son las notas que ellos saquen, sino que muestren ya sus creencias. Esto se ve en la escuela, cuando entran en las distintas tiendas de una ciudad, la manera de actuar, etc.

En la religión judía existen 613 reglas. La cantidad de reglas que una comunidad sigue define que se trate de judíos ortodoxos o no. El 85 % de la población judía no sigue todas las reglas. Los rabinos se supone que conocen todas estas normas, y son ellos los que, dentro de su comunidad, dirimen los problemas que haya en el cumplimiento de alguna norma.

El primer momento de la historia en el que se tiene noción de la presencia de judíos en Amberes es el siglo XV. En ese momento, había judíos también en Marruecos, Túnez, Turquía, y Portugal, después de que salieran de España. El principal motivo de su presencia en Amberes, como no podía ser de otra manera, era el dinero. En ese momento, Amberes contaba con el puerto más importante de Europa (hoy en día, es el puerto de mayor longitud en Europa y el segundo de más importancia después del de Rotterdam). Esta importancia se mantuvo durante el siglo XVI. Sin embargo, en la segunda mitad del siglo, la ciudad fue el foco de las disputas político-religiosas entre el norte protestante y los católicos procedentes de España. Finalmente, la caída de la ciudad y consiguiente liberación de España en 1585 (de 100,000 habitantes en 1570 pasó a 40,000 en 1590), causaría la huída de la mayoría de la comunidad judía hacia un puerto emergente de la época, Amsterdam.

Después de su paso por Amsterdam, los judíos se asentaron en distintos países como Rusia y Polonia. En este último país, la condición principal para pertenecer a su comunidad judía, era vivir por debajo del límite de la pobreza. En la actualidad en Amberes, existen unas 5,500 personas viviendo por debajo del límite de la pobreza. De ellos 5,000 son judíos jasídicos. Esta comunidad de judíos destaca por lo estrictas que son sus reglas. Si venís a Amberes y tenéis la oportunidad de pasear por el barrio judío, los diferenciaréis del resto rápidamente:

Chassidis3Chassidis4

El jasidismo tiene su origen en Polonía en la primera mitad del siglo XVIII. El mentor de este movimiento fue el rabino Yisroel ben Eliezer (1698-17860), que recibía el nombre de Ba’al Shem Tov.

El jasidimos cumple estrictamente las leyes judías, tales como las restricciones en la comida y los códigos de vestimenta. Lo que más os va a llamar la atención al verlos es el sombrero. La primera vez que los vi, me dolía el cuello sólo de verlos con ese sombrero en la cabeza. En público, siempre visten de negro, además de los distintos sombreros, y algunos llevan los típicos tirabuzones como los niños de la foto anterior. La Torah dice que los niños deben dejar crecer su cabello hasta los 3 años. Entonces se corta todo el cabello, dejando sólo los tirabuzones ya mencionados. En hebreo se denominan payots, y el motivo de su presencia en la comunidad judía es que la Torah marca unos límites, sólo teniendo pelo en los “rincones” de la cabeza.

En Amberes esta parte de la comunidad judía se encuentra cerca de la Estación Central, donde también se localizan sus escuelas. En éstas, se estudia en flamencos y todos los profesores son belgas. Aquí viene la explicación y razón de que esta comunidad judía viva por debajo del umbral de la pobreza. Después de los 18 años, lo único que pueden hacer es estar casados y tener hijos. Al no tener estudios superiores, y la obligación en Bélgica de poseerlos para poder impartir clase, los profesores de estas escuelas son belgas. Eso sí, cada libro empleado en la escuela está controlado por los rabinos. Si aparecen temas que no son acordes a su religión, como fotos de mujeres con menos ropa de la que creen oportuno, esa imagen ha de desaparecer del libro.

Cuando los judíos alcanzan la edad de 13 años en el caso de los chicos, y 12 las chicas, llegan a lo que se denomina Bar Mitzvah y Bat Mitzvah, respectivamente. Hasta esa edad, los padres son responsables de los actos de los niños, pero a partir de aquí ellos poseen la responsabilidad de comportarse acorde a la tradición, ética y leyes judías. Como tal, veréis que los niños pequeños todavía usan unas vestimentas algo diferentes a los adultos. Cuando llegan a la edad adulta siempre van vestidos igual, con pantalones negros, zapatos negros cerrados, camisa blanca y chaqueta larga. La razón de esto, y que comenzó en Polonia, es que uno de los judíos más importantes de la época (no sé el nombre a ciencia cierta y por lo tanto no voy a inventarlo), dijo que la ropa es algo mundano, no importante, con lo que no merece la pena perder tiempo de otras actividades escogiendo ropa.

Además de esta comunidad, hay muchas otras en Amberes. Hace 40 años, los judíos dominaban el 80% del mercado del diamante en la ciudad, por lo que es mundialmente conocida. En la actualidad, ese 80% lo tienen los indios, y los judíos sólo el 20% restante. Este cambio se puede notar en la zona donde se encuentra la Bolsa de los Diamantes, al aparecer una sede del Banco de India. Esa zona presenta una gran seguridad y vigilancia durante las 24 horas del día. Pero ese no era el caso, al menos hasta 1981. El 20 de octubre de ese año, un camión cargado con una bomba explotó en frente de la sinagoga judía que se puede observar en esta zona. Tres personas murieron y 106 resultaron heridas. El atentado tuvo lugar un martes por la mañana en el barrio de los diamantes, justo antes de un servicio religioso en la sinagoga.

Los judíos presentes actualmente en Bélgica son los correspondientes a la cuarta generación de los primeros comentados en la época de oro del puerto de Amberes en el siglo XVI. La tercera generación era muy numerosa, unos 90,000 judíos en Bélgica, pero ya sabemos lo que ocurrió con esta comunidad en la época de la II Guerra Mundial. Para más información sobre este tema, se puede realizar una visita a un campo de concentración, Fort Breendonk, que se encuentra muy cerca de Amberes. En él, fueron torturados y asesinados multitud de judíos.

Otro aspecto importante y que llama mucho la atención es la vestimenta. En particular, he tenido durante mucho tiempo la duda sobre los sombreros utilizados por los judíos. Estos sombreros indican la procedencia del hombre en cuestión. Es decir, los judíos cuyos antecesores venían de barrios judíos de Polonia, tienen distintos sombreros que los que venían de Hungría. Las mujeres por su parte, siempre llevan faldas hasta las rodillas (no más, pero tampoco menos), zapatos cerrados y ropas que pueden cambiar de color, pero nada de flores, etc. Además, las mujeres usan siempre peluca. Por ese motivo existen muchas tiendas de pelucas en el barrio judío. El motivo de esto, es que después de que se casan, se tienen que afeitar la cabeza y posteriormente usar la peluca.

Espero que el artículo os resulte interesante. El próximo tratará sobre algunos de los edificios judíos más significativos en Amberes.

 

Anuncios