Después de recibir varias más que agradables visitas en el pasado mes, voy a retomar la actividad del blog ahora que tengo más tiempo para la escritura.

El último post se dedicó íntegramente a la ciudad de Berna, que visité el verano pasado durante mi estancia en el país helvético. Ese mismo fin de semana, pero al día siguiente, emprendí camino desde Villigen a Basilea, ciudad de nacimiento de personajes de interés público como el tenista Roger Federer, y lugar de residencia de otros personajes ilustres como la familia de matemáticos Bernouilli, del matemático Leonhard Euler y del filósofo Friedrich Nietzsche.

Al llegar a la ciudad lo primero que hice, al igual que en Berna, fue acudir a la oficina de turismo situada justo a la salida de la Estación Central de Ferrocarriles. En ella me dieron un mapa de la ciudad (gratuito), en el que me señalaron los lugares de mayor interés para ser visitados.

El primer punto al que me encaminé fue la plaza Barfüsserplatz cerca de la cual me comentaron que existía una fuente, la Tinguely Fountain, constituida por diferentes aparatos ingenieriles que le daban un toque de originalidad muy importante. Antes de llegar a esta fuente pude parar a ver Elisabethkirche, una iglesia que desde el exterior tiene mucho atractivo, aunque pierde algo en su interior. A continuación se presenta una imagen de la iglesia y de la fuente. Para ver el funcionamiento de la misma basta con que entréis en youtube y sigáis uno de los muchos enlaces que existen, por ejemplo éste http://www.youtube.com/watch?v=5zvWNXjQlho .

Elisabethkirche
Elisabethkirche

Después de esta parada, la ruta nos llevaba a la previamente mencionada Barfüsserplatz, que se caracteriza por sus edificios coloridos y bastante atractivos, además de que cuando yo acudí a Basilea, tenían una competición de voleyplaya en el medio de la misma.

Barfüsserplatz
Barfüsserplatz

A continuación bastaba con subir una cuesta a la salida izquierda de la plaza y seguir esa calle para llegar al edificio principal de la Universidad de Basilea y al denominado Spalentor. Esta es la antigua entrada en las murallas antiguas de la ciudad. Es un sitio de obligada visita por lo que me comentaron en la oficina de turismo, aunque en mi caso lo vi en obras y perdía parte del interés.

Spalentor
Spalentor

A pesar de ir mostrando distintos puntos de interés de la ciudad, si queréis seguir mi consejo, lo que tenéis que hacer el día en que visitéis Basilea, al igual que pasa con Berna, es simplemente dejarse perder por sus calles que es lo que más belleza da a la ciudad. Una vez nos acercamos al centro histórico, las calles son más estrechas, con casas muy características de la zona, cosas que no estamos habituados a ver. Algunos ejemplos os los presento en las siguientes imágenes.

IMG_1905IMG_1906IMG_1908

Estas calles me llevaron directamente a la plaza mayor de la ciudad, la Marktplatz. El edificio dominante dentro de esta plaza es el ayuntamiento, Rathaus en alemán, que tiene 500 años de antigüedad.

Rathaus
Rathaus

El siguiente punto de visita es el Mittlere Rheinbrücke, un puente por encima del río Rin que atraviesa la ciudad de Basilea. El domingo en que yo visité Basilea, tenía lugar una carrera de apoyo a la lucha contra el cáncer, pasando la carrera en multitud de ocasiones por dicho puente, por lo que el sacar fotos desde él estaba un poco complicado. La parte positiva es que también dispones de un paseo a lo largo del Rin que te permite tener vistas privilegiadas de la Catedral de la ciudad, el Munster.

IMG_1960La Catedral fue el último punto de visita en la ciudad. Es sin duda alguna para mi gusto, el edificio más representativo de la ciudad. Data del siglo XIV, pero fue derruida en parte durante un terremoto en el año 1356, y reconstruída posteriormente con las dos torres que la caracterizan, ya en el años 1500.

Munster I
Munster I
Munster II
Munster II

Con esto finaliza la descripción de los lugares más atractivos de Basilea.

En la próxima entrega hablaré de la ciudad de Zurich para acabar ya con el año 2012.

 

Anuncios