Después de la estancia en Hamburgo, la mañana del último día de nuestras vacaciones emprendimos camino hacia Amberes, pero con una parada intermedia: Bremen.

Esta ciudad hará que muchos de vosotros volváis la mirada a nuestra infancia, al menos los de mi quinta, y recordéis una maravillosa serie de dibujos animados: los músicos de Bremen, con sus personajes principales: Koki (el gallo), Lupo (el perro), Burlón (el gato) y Tonto (el burro). Otros personajes de la serie y que también nos hicieron pasar muy buenos ratos fueron Ocarina, Chef, Bestia y Tapón; siendo estos tres últimos los ladrones en la serie. Para aquellos que no recuerden la serie, aquí va una muestra:

Ahora, y dejando a un lado nuestra infancia, voy a hacer un corto resumen de lo que vimos en la ciudad, ya que tampoco estuvimos mucho tiempo, debido a que al salir de Hamburgo encontramos un tráfico poco fluído, y el viaje hasta Amberes no es precisamente corto.

Al igual que el resto del viaje el buen clima siguió siendo nuestro acompañante, y en este caso y como bien he mencionado anteriormente la ciudad giraba en torno a los músicos de Bremen con una estatua erigida justo al lado de la Plaza Mayor de la ciudad. Al igual que en muchas ciudades alemanas, uno de los edificios más imponentes que pudimos observar fue el de la Höfbrauhaus. La Plaza Mayor también es una parte a destacar por su belleza aunque tiene un aire parecido a las plazas mayores belgas.

En esta ciudad de alrededor 550.000 habitantes hay varios sitios turísticos que merece la pena visitar. Los lugares más interesantes se encuentran en la ciudad antigua que está rodeada por el río Weser. Como bien he comentado anteriormente, la Marktplatz es uno de los emplazamientos a ver, destacando el ayuntamiento de la ciudad, que pertenece a los Patrimonios de la Humanidad de la Unesco.

Además a la parte este de la plaza se encuentra la catedral de St. Petri del siglo 13.

Por último, y como os he comentado previamente, os quiero dejar muestra gráfica de la estatua de los músicos de Bremen para que os quedéis con el sabor de boca de la infancia y parezca que todos los que echáis un ojo a este blog retrocedéis unos cuantos años.

Y es que como bien decían en la serie: “La mejor vacuna contra la melancolia es llenar la vida de canciones y de amor, canta con nosotros esta supermelodia y verás que pronto te viene el buen humor”.

Espero que os haya gustado esta nueva incorporación al blog y pronto seguiremos con más posts.

Anuncios