Después de las entradas anteriores en las que os he presentado una parte más turística de Hamburgo, también hubo tiempo más que suficiente para el ocio.

Nada más acabar el tour decidimos que nos habíamos merecido un descanso y fuimos al típico Biergarten alemán de las Hofbrauhaus, donde degustamos algunas de las delicias alemanas, es decir, cervezas alemanas en vasos de medio litro para gente con menos aguante y vasos de litro para el resto. En este lugar pasamos el resto de la tarde y este fue el resultado final:

 

Después de esto simplemente fuimos a nuestro hotel a dejar todas nuestras pertenencias, y a pesar del cansancio, decidimos salir a dar una vuelta por la zona de Reeperbahn y Konigstrasse, donde se encontraban toda la zona de fiesta de la ciudad. La zona también es digna de mención con multitud de bares en los que pasar un excelente rato. Nosotros decidimos ir a un Irish pub donde encontramos música en directo y borrachos de lo más divertido y bailarín visto hasta el momento.

Al siguiente día, decidimos hacer un turismo más de zona verde ya que nos aconsejaron visitar parques en la ciudad como el alter botanischer garten, donde me atacó la alergia de una forma brutal dejando imágenes muy graciosas para el resto del viaje. Las zonas verdes son muy destacables en la ciudad, y sobre todo si el tiempo acompaña, permiten dar paseos y descansar en un entorno bastante agradable.

 

 

Después de la hora de comer, nos encaminamos al barrio de St Pauli, el Camden de Hamburgo. La zona recordaba mucho a este barrio de Londres, y al sentarnos en un bar a tomar unos refrigerios descubrimos en la mesa contigua algunos de los personajes más raros que habíamos presenciado en nuestras vidas.

Por último realizamos un tour por algunos de los mejores bares de Hamburgo también con la empresa Sandemans. Comenzamos en un bar donde todas las bebidas eran a 99 centimos, y que de no ser por la posibilidad de visitar otros locales, habría sido el lugar donde pasar más rato durante la noche. Al coincidir nuestra visita con la final de la Champions entre Chelsea y Bayern Munich la inmensa mayoría de los bares estaban llenos de alemanes animando al Chelsea por la falta de aprecio hacia el equipo de la capital bávara. Uno de los bares que más nos gustó fue otro pub irlandés donde vimos la actuación en directo de un grupo de rockabilly que nos animó para el resto de la noche. El último bar que visitamos fue de nuevo el pub irlandés de la noche inicial donde ya nos quedamos el resto de la noche. Por último he de añadir que alguna visita más tendremos que hacer a la ciudad para visitar el Sushi’s uno de los bares con mejor aspecto de la ciudad y en el que al final no entramos. Estamos de acuerdo todos, verdad Jon?

Esto es el resumen de nuestra estancia en Hamburgo y que espero que os haya gustado.

Anuncios